Chávez, va ahora por el cierre de Globovisión

Comunicado de los empleados de Globovisión

Se encienden de nuevos las Alarmas, primero fue:

Un nuevo medio de comunicación Bajo la sombra del cierre:  Y ahora  Globovisión canal 24 horas de Noticias

_41152909_050516_globovi203

Indudablemente, con alguien debe pagar la furia desatada, tras los comicios del pasado 23 de noviembre, tan solo basto que dijera en unos de sus monólogos, que un canal de TV seria sancionado, para que uno de sus tantos tentáculos, que tiene , saliera a ejecutar, la medida, y aunque formalmente no se ha hablado del cierre, la ley es clara, ya a este canal le abrieron un expediente por una causa parecida a la que nuevamente le están imputando, por lo cual al reincidir, se ejecuta el cierre del mismo.

Como no se pudo comer su dulce de lechosa, entonces le toca escamotear la navidad al resto de los venezolanos

Este señor vive su propia realidad, en ella nada pasa, todo sigue igual, en ella solo existe un lider, una sola voz, donde la reelección indefinida es lo mejor que le pueda pasar a este pais, y por ella ira, mas temprano que tarde, esta es una guerra de muchas batallas.

Seria pues la segunda chapa de un medio de comunicación cerrado, en la solapa del teniente coronel Hugo Rafael Chávez Frías, una mas para su colección, un zarpazo mas a la ya deteriorada libertad de expresión en la Venezuela Revolucionaria.

Aquí la nota completa:

Ravell advierte del posible cierre de Globovisión

08:56 PM Caracas.- Alberto Fedérico Ravell, director general del canal de noticias Globovisión, advirtió esta noche que muy posible que el canal amanezca cerrado el lunes, como consecuencia del procedimiento administrativo abierto por la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) a esa estación de televisión.

Esta afirmación la hizo durante su participación en maratónico Aló Ciudadano que trasmite el canal.

Le dio la bienvenida al nuevo procedimiento y aseguró que se defenderán pero llamó a la gente a estar preparada para cuando la señal no saliera en señal abierta.

“Sabemos que no es una decisión de Conatel, sino del Presidente”, aseguró.

Señaló que, una vez más, el presidente Hugo Chávez se quita la careta y demuestra que no hay separación de poderes en el país.

Señaló que, en el supuesto negado de que Globovisión o cualquier otro medio de comunicación haya incurrido en una falta, no es Conatel sino el Consejo Nacional Electoral quien debe activar los recursos legales correspondientes.

“Estoy indignado porque un Presidente transmitió durante una noche entera la instrucciones a su partido y Tibisay no lo sancionó. El CNE no es imparcial. Ahora vamos a ver si Tibisay Lucena es imparcial o si está de un lado la balanza”, indicó.

Sostiene que el origen de esta medida es que el Presidente y su gabinete están dolidos y herido por haber perdido los espacios políticos importantes del país.

“Para justificar un cierre del canal tendrán que inventar un nuevo reglamento, una nueva legislación, y jurisprudencia, porque es más fácil que manden a la Guardia Nacional y nos cierren a que estén inventando triquiñuelas. Las pérdidas y la vergüenza que tiene el gobierno tenían que pagarla con alguien, y la está pagando con nosotros. Nos vamos a callar antes los atropellos”, indicó.

“Nosotros pusimos al aire a los dos gobernadores que democráticamente hicieron una denuncia, eso también hicieron otros canales”.

Fuente: http://www.eluniversal.com

abajo_cadenas-full


Anuncios

Análisis de Rafael Poleo, Es el principio del Fin

La derrota de Chávez es severa por donde quiera que se mire, con los agravantes de que jugo y perdió su prestigio personal al convertirse en centro de la campaña y se ha revelado el rechazo en las clases populares del centro de la republica, donde se genera la conducta política del resto del país.

“Fue un segundo Carachazo”

La derrota de Chávez el domingo 23 de noviembre es un punto de inflexión en la emergencia nazi-fascista que el chavismo representa en el panorama de América latina. Para Chávez la elipse del poder ha iniciado el descenso.

Esta realidad, notoria a primera vista, es mas evidente mientras mas se profundiza el análisis. En un país que se volvió marcadamente urbano, las grandes urbes son determinantes. Allí se genera la actividad económica y política del resto del país. Una rebelión en caracas y Miranda es una rebelión de Venezuela, independientemente de lo que pasa en al periferia, incluido el Zulia. No así en el caso de que la rebelión se genere, incluso simultáneamente, en Apure, Portuguesa, Cojedes, Yaracuy, Guarico, Anzoategui y monagas. Por algo la caída de la cuarta republica se marca, atinadamente , el día del Caracazo, A partir de ese momento estuvieron contados los días de la hegemonía adecopeyana, como el 23 de noviembre anuncia el fin de la hegemonía chavista.

Por otro lado es imposible ignorar que el resultado del gobierno hubieran sido otros sin el uso brutal del poder hasta noveles que ya se consideraban impracticables en el mundo civilizado. Esto obliga a hacerle un considerable descuento a la fuerza real del chavismo. Una contraloría general desentendida de la escandalosa corrupción chavista, escarbo en la gestión de seguros ganadores, como Leopoldo López, Enrique Mendoza y Eduardo Lapi, hasta encontrar mínimos errores de forma por los cuales inhabilitar a quienes aparecían como seguros ganadores.

La generosidad de López y Mendoza, quienes pusieron todo su esfuerzo en el triunfo de sus substitutos , frustro la maniobra en caracas y miranda, pero ello requirió un enorme esfuerzo adicional, distrayendo fuerzas que pudieran usar en otras regiones.

El uso pleno de todos los recursos del estado fue tan descarado que ya no valió la pena denunciarlo. Sin el reparto de neveras y lavadoras, Isea jamás hubiera ganado en Aragua. Incluso así no logro dominar Maracay cuya alcaldía se discute para el momento de escribir esta nota, lo cual ratifica que al chavismo se le han desafectado las grandes masas urbanas.

Punto a observar en materia de grandes ciudades es el caso de Barquisimeto, única gran urbe donde gano el Gobierno. El nuevo gobernador Henry Falcon ,llega al cargo contra la voluntad de Chávez, quien no acepta en su partido lideres con fuerza propia, Por esta razón Chávez ordeno su expulsión del Psuv, cuando siendo eficaz alcalde de Barquisimeto, Falcón se lanzo a la gobernación. A la vista de las encuestas , el presidente debio tragar grueso y readmitirlo, pero ya Falcón estaba irreversiblemente marcado. Su ejemplo de líder regional que impone su voluntad sobre la del jefe único es inaceptable , para Chávez, cuya mayor preocupación hoy día es la de anular la voluntad de sus oficiales, para si chistar le sigan en el suicida asalto final para imponer lo que si exageraciones puede calificarse como una monarquía absoluta y hereditaria.

No hay manera de disimular que el chavismo ha recibido un golpe noble. Su pretensión de que recupero Sucre y Aragua revela su falta de argumentos. Si acaso se podría decir que no las perdió, no que las recupero. La medición no puede hacerse sino con respecto a las anteriores elecciones de alcaldes y gobernadores(2004), en las cuales la oposición solo obtubo Zulia y Nueva esparta y eso con u control precario, pues Chávez retuvo la alcaldía marabina y poder de decisión en la legislatura margariteña. El 23-n la oposición hizo absoluto el conteo de esos estados y añadió nada menos que la gran Caracas Miranda y Carabobo, posiblemente unidos por el eje de Maracay, mas el importante enclave estratégico, del Táchira..

Para la figura del propio Chávez el efecto es catastrófico. Se le han desafectado las masas populares en los barrios de las grandes ciudades. Se levanta perdedor de la mesa donde se jugo su prestigio personal y tratando de inclinar la balanza en Zulia, Carabobo y nueva esparta, donde profirió insultos propios de un desequilibrado y groseras amenazas que no podrá cumplir. No pudo impedir la derrota de sus mas obsecuentes generales, como Aristóbulo Izturis y Jesé Chacón y del mas capaza de entre ellos Diosdado Cabello. De todos modos insistirá en lo de la monarquía absoluta y hereditaria. Como decían nuestro abuelos, “Será su Waterloo”

Fuente : El Nuevo Pais.

Tan vencedores como vencidos

importante analisis de lo ocurrido en Venezuela el 23-n, por

M. Á. BASTENIER:

¿Es posible celebrar unas elecciones, que América Latina ha considerado cruciales, tras las que todos puedan afirmar que han ganado y no mientan? Venezuela elegía el domingo 22 gobernadores de Estados, más de 300 alcaldes, y parecido número de legisladores regionales. Pero lo más significativo eran las gobernaciones y los municipios de una docena de ciudades.

Por qué Chávez puede decir que ha ganado. El presidente venezolano tiene el poder en 18 de los 23 Estados de la nación, uno más de 17 que controlaba. Pero la aritmética pormenorizada establece que ha perdido tres y recuperado cuatro, exactamente los que tenía el chavismo disidente, a cuyos votos se atribuye la derrota del líder bolivariano en el referéndum constitucional del pasado diciembre; y, por añadidura, ha obtenido más del 70% de los votos, sumadas todas las categorías. Desde cualquier punto de vista no sectario, después de nueve años en el poder, con la mayor inflación de América Latina que las caritativas estadísticas oficiales cifran en el 27%, cuando los alimentos se han encarecido más de un 50% en 12 meses; una inseguridad ciudadana que escala hasta las 60 muertes violentas por 100.000 personas y año -en España, alrededor de dos-; y un formidable tufo de corrupción pública, ese resultado es un éxito.

El ya histórico comentario del marginado de toda la vida, verosímilmente negro, que dice que vota a Chávez porque “no quiere volver a ser invisible”, sigue respondiendo a la realidad, tras unas elecciones con un grado de irregularidad no mayor que en la mayoría de países latinoamericanos. Pero ocurre también que Chávez es su peor enemigo. Ha hecho de la palabra una forma de Gobierno, y casi siempre en detrimento de sus intereses. En la campaña electoral amenazó a la oposición con todo tipo de violencias si osaba ganar, porque así creía que estaba construyendo un clima en el que no podía escapársele la victoria; e igualmente advirtió que perder tres gobernaciones sería toda una derrota. El mesianismo tiene esas trampas, que el hombre presuntamente providencial cree que no puede perder si pone su persona en juego a cada suerte electoral. Pero Venezuela no es hoy una dictadura y el pueblo tampoco vota hipnotizado.

Por qué la oposición puede decir que ha ganado. Ocurre que, como al advenimiento de la II República española el 14 de abril de 1931, hay votos que no se cuentan sino que se pesan. El líder intelectual de la oposición, Teodoro Petkoff, dijo prudentemente que ya sería un éxito que ganaran en dos Estados por encima de los que tenían, Zulia, la ubre nacional del petróleo, y Nueva Esparta; y, además, han vencido en Miranda, Carabobo y Táchira. El primero es el más poblado, con más de seis millones y medio de los 28 millones de habitantes del país; el segundo, Carabobo, es el más industrializado; y Táchira, estratégico por su frontera con Colombia. La oposición también ha alcanzado la alcaldía mayor de Caracas, hasta ahora en manos del oficialismo. Y, asimismo, arrebatado al poder la segunda alcaldía del país, Maracaibo, capital de Zulia. En las áreas urbanas de mayor desarrollo, donde la digestión política es más elaborada, la oposición progresa a buen ritmo, hasta el punto de que gobernará en esos cinco Estados sobre casi un 45% de población. Hay, por tanto, una Venezuela con una masa crítica que afecta a la oposición; y otra, mayoritaria, mucho más de los llanos, la ruralidad y aún por despegar económicamente, que sigue creyendo en el socialismo del siglo XXI.

Y la gran pregunta es: ¿Cómo regurgitará Chávez su victoria-derrota? El presidente puede esperar hasta el fin de su mandato en 2012 para celebrar un segundo referéndum, que le conceda un poder virtualmente absoluto y fácilmente prorrogable, como ha dicho, hasta 2023, aniversario de la victoria de Carabobo sobre los españoles. La evolución del chavismo disidente, que ha quedado claro en estas elecciones que como fuerza independiente puede hacer daño pero no ser decisivo, debería contar para frustrar ese proyecto. Amalgamado a la oposición como tercera fuerza, puede llegar a ser imponente, pero como bandería provincial no tiene futuro. Pero quién sabe si ésta es la oportunidad para que el presidente se calme y deje de odiar el silencio, enfrentado a Barack Obama y no ya a su particular muñeco de pim-pam-pum, el presidente estadounidense George Bush. Una elección en la que todos han sido vencedores, y también derrotados, podría ser momento para la reflexión.

http://www.elpais.com

Chávez retrocede El chavismo obtiene mayoría aritmética en las elecciones regionales, pero la oposición avanza

Todos afirman que han salido vencedores en las elecciones a gobernadores, alcaldes y diputados regionales de Venezuela, y no les falta razón: Chávez ha ganado, pero su victoria se ve matizada por el avance de la oposición, pese a las condiciones de manifiesta desigualdad en que ha tenido que librar la batalla electoral.

el presidente Chávez canta victoria porque retiene 17 de las 22 gobernadurías en liza -sobre 23 en todo el país- cuando tenía 20, o 16 si se computa que cuatro de ellas (que ha recuperado) se hallaban en manos de chavistas disidentes. También canta victoria, aunque con mucha mayor razón, la coalición opositora, que encabeza Manuel Rosales, porque ha pasado de dos a cinco gobernaciones. A las dos provincias en que ya gobernaba, Zulia, la gran productora de crudo, y Nueva Esparta, la oposición suma Miranda, la más poblada e industrializada del país, que rodea Caracas, así como Carabobo y Táchira. Y el antichavista Antonio Ledezma obtiene la alcaldía mayor de la capital, pese a que no era el único candidato de la oposición y semanas antes el Gobierno había inhabilitado al mejor aspirante que la coalición opositora podía presentar, Leopoldo Fernández, ex alcalde del Chacao.

Esas cinco provincias reúnen 12 millones de habitantes, más de un 40% de los 28 millones de venezolanos, mientras que la victoria del socialismo chavista se concentra en regiones menos pobladas, menos ricas y mucho menos urbanizadas, donde orientar el voto es mucho más fácil que en las grandes ciudades. La oposición ha obtenido también las alcaldías de Maracaibo, la capital de Zulia, y Sucre, de la citada y populosa Miranda.

Los grandes vencidos han sido, en cualquier caso, los chavistas disidentes, cuyo concurso o abstención fue esencial para la derrota de Chávez en el referéndum de reforma constitucional de diciembre. Y lo que ahora se ha probado es que como fuerza independiente pesan poco, y que para ser decisivos habrían de integrarse en un movimiento general de oposición.

La levedad de la victoria oficialista se evidencia en el hecho de que, con todo el apoyo del poder y las gravísimas amenazas con que Chávez obsequió a los candidatos opositores, los oficialistas hayan obtenido sólo millón y medio más de sufragios que sus rivales, sobre los casi 12 millones que votaron de un censo de 17. Han votado dos tercios del cuerpo electoral, la más alta participación en elecciones locales y regionales de la historia reciente de Venezuela.

Chávez dio ayer por buenos los resultados, aunque sin su jactancia característica, lo que refleja la inquietud creciente ante su futuro político. En el contexto de la fuerte caída del precio del crudo, esta victoria electoral escasamente sustanciosa no debería radicalizar su llamado socialismo del siglo XXI con nuevas medidas legales destinadas a seguir acumulando poder. Porque Venezuela le apoya cada día un poco menos.

http://www.elpais.com

ACIDO / HUMOR

pamchito1

Luis Vicente León: “Chávez perdió el corazón del país”

25104ray297380thumbCaracas.- Luis Vicente León, director de Datanalisis, comentó hoy que en las elecciones regionales del pasado domingo 23 de noviembre hubo importantes pérdidas numéricas y simbólicas para la oposición y para el “chavismo”.

En el caso del Presidente, considera que “Chávez perdió el corazón del país”.

“Estamos haciendo un balance de ganancias y perdidas tanto en la oposición como en el “chavismo”. Del lado del chavismo vemos como positivo que en efecto en términos del número de votos y estados que controla el gobierno mantiene más o menos el mismo porcentaje”, dijo León.

Comentó que sin duda alguna Hugo Chávez sigue siendo un líder muy fuerte en los números, con una gran capacidad de movilización, “algo impresionante para un líder después de 10 años en el poder”.

Pero este es solo la razón fría de los números. En un sentido simbólico es incluso más importante lo que el Presidente perdió: “Chávez perdió el corazón del país (…) perdió cinco de los ocho estados del corredor electoral más importante de Venezuela, que concentra al 62% de los electores”, explicó Luis Vicente León.

Adicionalmente, considera que es importante tener en cuenta que los llamados estados del corredor electoral concentran fuerzas vivas, políticas y sociales que son determinantes en la vida de la Nación.

Por otra parte, hay que tomar en consideración que perdieron los “delfines del Presidente”: Diosdado Cabello, Jesse Chacón, Giancarlo Dimartino, Aristóbulo Istúriz…  “Perdieron los chicos del Presidente, más importante aún, su sucesión”.

Pero además considera que ayer la oposición le robó a Chávez el “momentum” del triunfo.

“Un hombre que obtiene el 52% de la votación debía estar celebrando, amaneciendo en el balcón del pueblo pidiendo nuevamente la enmienda constitucional para la reelección indefinida y, simplemente, no pudo. Porque ¿cómo se presentaba ante una ciudad que perdió?”, comentó León.

Desde el punto de vista de la oposición, León considera que ha obtenido unos espacios que le permitirán consolidar liderazgos locales, regionales y nacionales, “liderazgos con recursos y una tribuna que antes no tenían”.

Resumiendo podríamos decir que “numéricamente el chavismo ganó, pero perdió simbólicamente, le abrió las puertas a la consolidación del liderazgo opositor” y la oposición impidió de momento el avance de las intenciones reeleccionistas del Presidente, concluyó Luis Vicente León.

http://www.eluniversal.com

Una cita para cambiar el rumbo

vesne6xw1Este articulo del periodista Vicente Echerri analiza lo que ha sido la campaña electoral de este año, la participación del presidente H. Chávez en la misma y considera que estas elecciones no son solo decisivas para el futuro de Venezuela sino que el rumbo de todo un continente depende de que se respete el voto popular. Vamos a darle lectura:

Las elecciones parciales del próximo domingo en Venezuela servirán no sólo para medir la popularidad del presidente Chávez –que, según encuestas y analistas, cuenta aún con bastante respaldo pese a la mengua del número de sus simpatizantes en el último año– sino también para probar si la oposición ha aprendido a superar en verdad sus diferencias para poder enfrentarse eficazmente al chavismo.

Por lo visto, la oposición ha logrado consolidar a sus candidatos en un frente único en casi todos los estados y alcaldías que se disputan; pero el casi deja abiertas las candidaturas a dos gobernaciones, donde no ha habido consenso, así como a varios municipios, entre ellos el importantísimo ayuntamiento capitalino de Chacao, lo cual denota que las ambiciones personales y la urgencia de protagonismo y notoriedad de algunos líderes opositores siguen primando frente a la necesidad perentoria de Venezuela de contrapesar la fuerza del gobierno central. El patriotismo contiene una gran dosis de renuncia, y uno querría ver a la oposición venezolana animada de un espíritu aún más patriótico casi en vísperas de esta consulta electoral de la cual Chávez podría salir muy debilitado.

Fraude Latente

La prohibición oficial de hacer encuestas de opinión la semana que precede a los comicios dificulta necesariamente los pronósticos y nos deja a todos un poco a oscuras sobre los resultados, es decir, librados a la especulación, en tanto facilita el fraude electoral de parte del oficialismo, que ya ha dado muestras anteriormente de su falta de escrúpulos. La posibilidad de que los agentes de Chávez hagan trampas en las elecciones es directamente proporcional a la desesperación que ha mostrado el presidente en esta campaña en que se esperaría de parte suya una cierta neutralidad, dado que su puesto no está en juego. Sin embargo, lo que hemos visto en los últimos meses es la acentuación de la ya notable plebeyez de su discurso político en el que no ha escatimado insultos para sus adversarios y para los disidentes de su propio partido.

Aun si Venezuela bajo el gobierno de Chávez fuese un país cada vez más libre y próspero, la agresiva ordinariez del presidente, la jerga soez a la que apela de continuo para congraciarse con los elementos más bajos de la sociedad y su talante de facineroso bastarían para desear que desapareciera –vivo o muerto– del escenario político y de la vista del mundo. No es difícil entender la vergüenza que sienten muchos venezolanos de la incontenible verborragia y los grotescos ademanes de este enfático mequetrefe que, por comparación, hace parecer a Fidel Castro un caballero. Esa sola vergüenza debería ser suficiente para unir y acaudillar a la oposición.

Rumbo Continental

Justo es decir, frente a los resultados que han ido saliendo de esta ardua campaña electoral, que la oposición ha sabido sobreponerse a muchos obstáculos internos y ha dado grandes muestras de civismo, aglutinándose, frente a todas las descalificaciones ilegales de que se ha valido el gobierno, en torno a candidatos que puedan darles el triunfo en muchos estados y ciudades este domingo. Sin embargo, también ha podido notársele un mayor grado de fatiga a la hora de impugnar, con todos los medios a su alcance, las arbitrariedades a que ha recurrido el chavismo para bloquearles el acceso al poder.

Las elecciones de este 23 de noviembre son decisivas para el futuro de Venezuela y, sin exagerar, para el de toda la región. El llamado ”socialismo del siglo XXI”, desacreditado de origen como una fórmula políticamente opresiva y económicamente ineficaz, puede empezar a morir ese día. Los venezolanos deben desechar cualquier derrotismo o apatía y movilizarse masivamente no sólo para votar, sino también para exigir que se respete su voto. El rumbo de todo un continente depende de ello.

© Echerri 2008

Fuente: http://www.elnuevoherald.com/opinion/story/325383.html