Internet y la ley

La Fiscal general de Venezuela argumentó que la Internet “no puede ser un espacio sin ley”. Pero resulta que ley le sobra, la ley natural, con lo que queda en evidencia que, en rigor, el gobierno de Venezuela está buscando imitar a Cuba, donde la red sirve al capricho de Castro.

Pero el mal ejemplo viene de arriba. El Secretario General de la ONU, años atrás, ya afirmó que la red “ha adquirido tanta importancia… que sería ingenuo esperar que los gobiernos no mostrasen interés… (y) me pidieron crear un… Grupo de Trabajo sobre la Gobernanza de la Internet”.
Por suerte, debido a la oposición de los privados, las principales decisiones sobre la red las toman las personas, con algunas regulaciones formales por parte una sociedad semiprivada y semiindependiente, la ICANN.

Poder Democratico Potenciado

Los gobiernos ególatras están preocupados porque “se les va de las manos”. La tecnología está potenciando el poder democrático de las personas, no solo para expresar su opinión sino en el mercado, en donde elige, vota, decide todos los días, entre los millones de productos y servicios que se ofrecen.
El comercio electrónico dificulta el cobro coercitivo de cargas fiscales pues, entre otras cosas, ¿cómo imponer tributos a una empresa virtual internacional?; ¿a cuál Estado nacional debe tributar? Lo que empujará a los gobiernos a ser eficientes, de modo que la gente prefiera sus servicios, como cuando elige entre distintas empresas.

“45 empleados de IBM tuvieron una reunión….  (que) tuvo lugar en una isla privada que sólo existe en el mundo virtual y tridimensional y los asistentes eran personajes digitales (denominados avatares) creados y controlados por personas que estaban físicamente en diversos continentes… Un ejemplo de cómo Internet propicia la desaparición de las barreras geográficas y temporales”, escribió la presidenta de IBM España.

Controlar Trae atraso

El control gubernamental traería, además, atraso, ya que el Estado, en tanto es coercitivo, es ineficiente porque su principio no es la rentabilidad sobre la base de la eficiencia, so pena de quebrar, como ocurre en cualquier empresa, sino que puede retirar del mercado, por vía impositiva u otros mecanismos, todos los fondos que necesita.

Así, se retrasaría todo el avance tecnológico y social que depende de la rapidez en la transmisión de datos. Contaba el presidente de Cisco Systems, que Boeing pudo construir su 707 en tiempo récord gracias a que distintos grupos de trabajo, en diferentes partes del mundo, podían estar comunicados permanentemente a través de la red.

La Internet fue el resultado de un desarrollo espontáneo sin gobierno aparente, pero no es un caos. Por el contrario, transparenta las cosas de modo que mejora la organización social. Por caso, hace unos días, por conectarse a Facebook, ubicaron el paradero de uno de los cien delincuentes más buscados en Italia.
Un caso interesante es la enciclopedia más utilizada, Wikipedia, que “no es un experimento de anarquía” como ella misma dice. Efectivamente, la anarquía es precisamente lo contrario al ordenamiento natural, que sí reconoce jerarquías y no cree en la violencia (la coacción) que utiliza el anarquismo (y el estatismo) para imponer su utópico mundo sin jerarcas.
En Wikipedia cualquiera puede escribir y editar, y los millones de usuarios se autoorganizan democráticamente o por consenso o lo que fuera, mostrando como un orden productivo y divertido, surge espontáneamente de las personas no coaccionadas.

Liderazgo Moral

En fin, si hay algo que deja en evidencia la experiencia de esta red es que no es cierto que la autoridad deba ser coactiva, al estilo militar. La Internet, y la superevolución que provoca, se desarrolla sin ningún burócrata estatal a cargo, trabajando solamente personas naturalmente libres, quienes, en ocasiones, se ponen de acuerdo, aunque está dirigida, como toda acción humana, por la naturaleza de las cosas, por la ley natural, por el orden natural (como ya lo explicaba Aristóteles y Santo Tomás) que supone un liderazgo moral de hecho, el liderazgo de aquellos que verdaderamente pueden aportar cosas útiles a esta evolución espectacular.

* Miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California

Alejandro Tagliavini* / El Tiempo

Anuncios

Hay que acabar con el refugio de ETA en Venezuela

Aparecen nuevas acusaciones, esta ves internacional, en contra del principal financista terrorismo en la región y al parecer también en otras. Y cuando le tocara pagar, por dichos actos?

Aquí este interesante

EDITORIAL.-

LA DECISIÓN que ha tomado el Gobierno de pedir explicaciones al Ejecutivo de Venezuela por su ayuda a ETA es lo mínimo que podía hacer después de la acumulación de pruebas de tan pérfida actuación. Si la Audiencia Nacional confirmó ayer que ve indicios de la «cooperación gubernamental venezolana» con ETA y las FARC, también ayer conocimos que uno de los etarras detenidos el domingo en Francia, José Lorenzo Ayestarán, había estado deportado en Venezuela y es uno de los terroristas a los que, hace sólo tres años, Chávez quiso ofrecer la nacionalidad para evitar su extradición. Ayestarán está acusado de una decena de asesinatos.

El juez, que ha ordenado el procesamiento de seis miembros de ETA y de otros siete de las FARC por su colaboración en el adiestramiento en manejo de explosivos y en los planes para el intento de asesinato de líderes políticos sudamericanos en Colombia y en España, ya ha solicitado a los ministerios de Asuntos Exteriores y del Interior que medien para conseguir la ayuda del Ejecutivo de Chávez en la investigación. Pero no es difícil aventurar que Caracas no moverá un dedo.

De entrada, uno de los etarras procesados, Arturo Cubillas, ha ocupado altos cargos en el Gobierno desde que Chávez llegó al poder. Pero además, según los datos de la instrucción, los etarras que se entrenaron con miembros de las FARC en Venezuela tuvieron como anfitrión a un miembro de la Dirección de Inteligencia de ese país e iban escoltados por militares.

La complicidad de Chávez con los etarras es tan descarada que nada cabe esperar de él. Si Ayestarán cruzó el Atlántico -y lo hizo con la intención de volver a atentar- es obvio que las autoridades venezolanas lo sabían, y sin embargo no informaron a España. Se da el caso de que ETA cuenta con decenas de huidos de la Justicia en Venezuela, que ahora son potencialmente más peligrosos, ya que la banda puede tratar de recuperarlos tras ver desmantelada su estructura por las continuas detenciones en Europa.

Así las cosas, el Ejecutivo español ya no puede seguir mirando hacia otro lado. Cuando EL MUNDO denunció en 2008 los vínculos entre ETA y las FARC, el ministro del Interior, Rubalcaba, aseguró que no le constaba tal cosa. Se ha demostrado, sin embargo, que las Fuerzas de Seguridad tenían datos en ese sentido, y su información quedó corroborada por las autoridades colombianas tras intervenir el ordenador de Raúl Reyes, número dos de las FARC. Si ya entonces el Gobierno español debería haber exigido a Chávez que no convirtiera su territorio en un santuario de ETA, con más argumentos habrá que exigírselo ahora.

Estamos en un momento clave en la lucha contra ETA. Un día después de su nuevo descabezamiento en Francia, la Justicia irlandesa falló a favor de la extradición de De Juana Chaos. Esa presión a los terroristas en cualquier situación y en cualquier país -ahí están también las detenciones en Portugal- es lo que conducirá a la derrota del terrorismo. Por eso es tan necesario que España evite que haya paraísos o refugios para los asesinos. Y eso supone ahora exigir responsabilidad a Chávez y no ceder a sus exabruptos -anoche ya calificó la acusación de la Audiencia Nacional de ser un «rezago de un pasado colonial»-, por intensas que sean las relaciones comerciales con Venezuela y por importantes que sean los negocios de empresas españolas en ese país.

Nadie entendería que en estas circunstancias, el dictador que llegó al poder por las urnas en Venezuela asistiera a la cumbre de la UE con Latinoamérica en Madrid como si no ocurriera nada.

http://www.elmundo.es/