La Gran Verdad del Socialismo del Siglo XXI

Cuando fue elaborado este Documental en el año 2007, mucha gente incrédula en el país, decían que eso no seria posible, que esas leyes de las que hablaba el comandante en jefe de la revolución bolivariana, seria imposibles que las aplican en el país, hoy día cuantas de ellas existen y cuantas falta aun para completar y darle marco legal a su tiránica dictadura,  cuanto de lo que se hablo y se dijo en el documental ya se esta aplicando y cuanto falta?

Aun quedan dudas de que esta disfrazado este señor, que se hace llamar demócrata porque hace elecciones? , aun hay dudas de que la democracia venezolana ya no solo agoniza, sino que esta muerta? Aun hay dudas de que lo que dice es pura paja , y nada hace    ?

Cuanto mas hace falta para que el mundo entero comprenda a que se están enfrentando los venezolanos?, cuanto mas hace falta para que los que aun hoy lo siguen despierten de este engaño? , cuanto mas hace falta para que existe una verdadera unidad de todos los factores del país para que se unan y restituyan los valores democráticos y de libertad en Venezuela.

La historia se escribe a diario, hay que ser protagonista de las misma y no un ente pasivo, los hechos hablan por si solos, aquí el documental completo y saca  tus propias conclusiones:

Anuncios

El laberinto de Petare

f014mh011

Nuevo Alcalde Opositor, del Municipio Sucre/Caracas/Venezuela-aclamado por sus habitantes

RETRATO DE LA MISERIA EN VENEZUELA:

  1. El suburbio pobre del este de Caracas, el más grande y violento de América Latina, da la espalda a Chávez
  2. El barrio es un reflejo de la mala gestión del Gobierno venezolano
TONI CANO
CARACAS / ENVIADO ESPECIAL

Las casas de ladrillo desnudo y techo de lámina o uralita se amontonan por las colinas como millares de cajas mal apiladas. Apenas se ven las calles angostas y las escaleras medio caídas. Huele mal. Abajo avanza el río Guaire, pero sin dejar ver sus aguas, negras, de tanta basura que arrastra. En las placitas hay borrachos, indigentes, delincuentes. Las pistolas asoman de los tejanos. Otros hampones cobran peaje en las cercanías. Esto es Petare, en el este de Caracas, un barrio tan poblado como una ciudad: un millón de habitantes. Es el barrio pobre más grande y peligroso de América Latina. “Mira: pura mierda”, dice un miembro de un consejo comunal extendiendo la mano ante la sobrecogedora panorámica.
Petare era uno de los feudos del presidente, Hugo Chávez. Pero el domingo le dio la espalda a su candidato, Jesse Chacón, y un joven y rico opositor, Carlos Ocariz, se convirtió en alcalde de este municipio de Sucre, dependiente tanto de Caracas como del vecino estado de Miranda. Bajo un enorme cartel con el retrato del Che y el lema Patria, socialismo o muerte, venceremos, dos mujeres se avienen a comentar, pero en susurros, el porqué del resultado electoral del domingo. “Nos han tenido en el abandono”, dice una. “A merced de la criminalidad y la basura”, añade la otra.
Se quejan de que solo vieron al alcalde, José Rangel, durante la campaña electoral, de que regalara lavadoras cuando les falta el agua. Un vecino señala una crucecita apoyada en una pared manchada: “Hace cinco días mataron ahí a un chaval y no apareció la policía. Eso cambió mi voto, porque no han hecho nada para acabar con la violencia, y eso que Chacón fue ministro del Interior”. Otro señala: “Siempre pensé que un régimen de militares no iba a crear más que burócratas incompetentes”. La arquitecta Marianella Mora corrobora: “Son malos gestores”.
Mora fue la autora de un ambicioso proyecto, preparado a iniciativa de Chávez, para integrar los cerros de pobreza en la Gran Caracas. “Era un plan de construcción de viviendas para la clase pobre que implicaba el saneamiento del barrio, infraestructura, agua y drenajes, calles, escaleras. Estaba previsto que, en 10 años, al menos el Petare Sur se incorporara a la ciudad”, recuerda. Empezaron por la comunidad de San Blas, una de las muchas barriadas en que se subdivide Petare. Ahí están, a medio hacer, abandonadas, las que tenían que ser la plaza, la escuela, la iglesia, la clínica.

Programa de rehabilitación
A Marianella casi se le saltan las lágrimas: “En estos años, no se ha hecho sino un poquitico, apenas el 20% del programa de rehabilitación del barrio”. El Banco Mundial, que financiaba el proyecto, se retiró ante las invectivas del presidente venezolano. El dinero “se fue en corruptelas y en más casas mal construidas, como siempre”. Y, al final, “todos los proyectos acabaron en la basura”. La arquitecta irá de nuevo con ellos bajo el brazo a ver al nuevo alcalde: “Rangel no hizo nada. En cambio, este chamo (joven), Ocariz, parece muy preparado y lleva tiempo recorriendo el barrio”.
Por contra, este dédalo de callejuelas, este laberinto, ha distorsionado la percepción de Chávez. El presidente afirma que ha perdido en Sucre porque “eso está lleno de ricos”, que además son racistas, porque “tienen negros que les planchan y les hacen de chóferes”. Es cierto que Petare colinda en un extremo con un sector residencial, pero el presidente desbarra al citar varias barriadas que se caracterizan por sus altos índices de pobreza y criminalidad: “Esas zonas están llenas de clubs, donde los ricos de Petare beben aguardiente”.
Al oír el comentario, un vecino sucio y desarrapado dice con sorna: “¡Coño, chico! Ya era hora de que la oligarquía de Petare se impusiera sobre los pobres negros de esta bella urbanización”.

http://www.elperiodico.com